Más noticias

Remesas son el 60% de ingresos para las familias receptoras en Honduras

Analistas exhortan por un plan de negocios serio en el Triángulo Norte

4,427.9 millones de dólares es el total de remesas familiares recibidas hasta 2017, superior en 13% al reportado en 2016.
4,427.9 millones de dólares es el total de remesas familiares recibidas hasta 2017, superior en 13% al reportado en 2016.

San Pedro Sula, Honduras

Las remesas siguen siendo una fuente importante de ingresos para millones de familias que viven en países de desarrollo, y en Honduras no es la excepción.

Hasta mediados de junio, el ingreso por remesas familiares alcanzó $2,159.3 millones (L51,823.2 millones), reflejando un incremento interanual de 8.7%, reportó el Banco Central de Honduras.

En contraste, las ventas externas de café en lo que va de la cosecha 2017-2018 suman $852 millones (20,448 millones de lempiras).

Por la importancia de estas divisas enviadas por migrantes a sus países de origen, Naciones Unidas declaró el 16 de junio el Día Internacional de las Remesas Familiares.

Con los cual se busca precisamente reconocer la contribución financiera de trabajadores inmigrantes al bienestar de sus familias en sus lugares de origen. Esto impulsa el desarrollo sostenible en la economía de sus países.

“Las pequeñas sumas de 200 o 300 dólares de los Estados Unidos que cada migrante envía a sus familias representan cerca del 60% de los ingresos de esos hogares, lo que tiene una enorme importancia para su vida y para las comunidades en las que viven”, expresó Gilbert F. Houngbo, presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola para un informe del Banco Mundial.

En 2017, el costo mundial promedio que supone la transferencia de dinero de $200 se mantuvo estable en 7.45%, aunque este es un valor más alto que la meta del 3% establecida en los objetivos de desarrollo sostenible.

En Honduras, las remesas representan el 19% del producto interno bruto (PIB), es decir, uno de cada cinco dólares de la economía nacional.

“Los países del Triángulo Norte deben tener un plan de negocios muy serio.

Un plan capaz de crear un millón de empleos en El Salvador, Guatemala y Honduras, multiplicando el impacto de las remesas en beneficio de los que las reciben y de quienes las generan con gran sacrificio”, opinó el consultor político Fernando Morales de la Cruz.