Más noticias

Sector maquila reporta un superávit comercial

Estados Unidos sigue como el principal destino de las exportaciones y también el mayor proveedor de insumos, destaca un reporte del Banco Central

Una operaria trabaja en la confección de prendas de vestir en una maquila textil.
Una operaria trabaja en la confección de prendas de vestir en una maquila textil.

Tegucigalpa, Honduras

La industria de bienes para transformación de Honduras generó una balanza comercial favorable de 328.7 millones de dólares en el primer trimestre de 2018.

Según un informe del Banco Central de Honduras (BCH), las exportaciones sumaron $1,013.6 millones, un 5.2% en relación con marzo de 2017.

Este dinamismo es explicado por los envíos de productos textiles, comportamiento derivado de la mejora en el flujo comercial con los Estados Unidos y Centroamérica, hacia donde van destinadas piezas cortadas, tela teñida y prendas de vestir.

Asimismo, las ventas externas de partes eléctricas y equipo de transporte crecieron 10.9% ($18.5 millones) respecto a lo registrado al tercer mes de 2017. Esta “evolución que refleja el alza en las exportaciones de arneses de uso automotriz y tableros de lujo para automóviles, explicada por la ampliación de la capacidad instalada con el inicio de producción de dos nuevas plantas”, destacó el BCH.

Las importaciones totalizaron $684.9 millones, que significó un incremento interanual de 7.5%.

El resultado es originado por las compras de materiales eléctricos para la fabricación de arneses de uso automotriz, los que aumentaron en 40.4% ($28.2 millones).

Este comportamiento es derivado de la demanda creciente de este tipo de productos por parte de Estados Unidos y la entrada en operación de nuevas plantas en 2017.

EEUU sigue como el principal socio comercial, con una demanda que representa 71.9% del total, y continúa siendo el mayor proveedor de insumos con 65.1% del total.

El intercambio comercial con los países de Centroamérica derivó en un balance positivo de $63.5 millones, mayor en $8.4 millones a lo reportado en igual trimestre de 2017 por el incremento en los envíos de piezas cortadas, tela y tejidos para la elaboración de prendas de vestir, en especial hacia El Salvador y Nicaragua.

El flujo comercial con el resto de Latinoamérica fue de medio millón de dólares, menor en $15.6 millones respecto a igual período de 2017.

Con otros mercados fuera del continente hubo un déficit de $44.8 millones, ocasionado por mayores importaciones de materiales intermedios para la elaboración de arneses y productos químicos.